Hongos en las Uñas del Pie

Hongos en las uñas del pie

Los hongos en las uñas del pie (también conocida como onicomicosis) es un problema común que es difícil de tratar. Y lo es, por dos razones: 1) una uña del dedo del pie es casi impenetrable a las cremas y otros medicamentos tópicos, y 2) las uñas de los pies crecen muy lentamente.

¿Cuándo es que realmente se tiene hongos en las uñas del dedo del pie?

Muchas personas se presentan en nuestros consultorios con uñas que son de color amarillo y engrosadas, en las cuales pueden verse “hongos”. Lo primero que hacemos es tomar una muestra de esas uñas y enviarla al laboratorio. Cuando nos encontramos con hongos, tenemos algo para tratar y lo tratamos (véase más adelante). Cuando no encontramos hongos, estamos “atascados”. Hay algunos productos que pueden mejorar la apariencia de las uñas que “lucen como si tuvieran hongos”, pero que en realidad no los tienen. Por ejemplo, hay agentes blanqueadores para deshacerse del color amarillo, y los productos de urea que disminuyen el grosor de las uñas. Sin embargo, estos tratamientos son solamente cosméticos. Por otro lado, cuando encontramos hongos, entonces existe la posibilidad de una “cura”.

“Cura” de las uñas de los dedos del pie

Lamisil

La manera más eficaz para el tratamiento de hongos en las uñas del dedo del pie es con pastillas. Y la píldora más efectiva es la terbinafina (Lamisil). Pero cada paciente parece haber escuchado en alguna parte que Lamisil “mata a su hígado”. Esto simplemente no es verdad. Hay una enorme cantidad de datos y experiencia con Lamisil para apoyar su seguridad, o nosotros, simplemente no la utilizaríamos. El mayor problema que tenemos con Lamisil es el costo (su precio ronda los $ 10 por cada píldora) y conseguir que sea cubierto por el seguro de salud (muchas compañías no cubren su costo).

ACTUALIZACIÓN 2007:

El tratamiento de los hongos de los dedos del pie acaba de abaratarse.

La patente del muy eficaz antimicótico oral, pero muy caro, llamado Lamisil (nombre genérico: terbinafina) expiró en junio de 2007. Ahora que el fármaco, sin patente, ha hecho que los medicamentos genéricos hayan comenzado a aparecer. La diferencia de costo es enorme. Una revisión rápida en la Farmacia Costco.com muestra que 30 pastillas de la marca Lamisil cuestan $ 385 en comparación con 30 pastillas del genérico a $ 21.

Un enfoque diferente

Lamisil se prescribe típicamente como un largo período de terapia continua: una píldora al día durante dos meses para el tratamiento de las uñas; tres meses para uñas de los pies. Nosotros tratamos a los hongos de las uñas con un enfoque diferente, llamada “terapia de pulso”. Terapia de pulso significa que se tome una semana de “pulso” de la medicina cada mes o cada dos meses. En otras palabras, se toma Lamisil durante siete días seguidos (= a un pulso) y luego nada durante el resto del mes. Hay datos que apoyan el hecho que la terapia de pulso es tan efectiva como el “tratamiento continuo”, si no más. El atractivo obvio es que uno puede lograr los mismos resultados con menos medicamentos. Esto significa un menor potencial de efectos secundarios y un menor costo.

Más allá de las píldoras

Para aquellos que no pueden o no quieren tomar pastillas, hay alternativas, pero son menos eficaces. El tratamiento depende del aspecto que tenga la uña, pero a menudo se compone de dos partes. La primera parte, con la aplicación tópica de un agente antifúngico. Y la segunda parte, un agente para afinar la uña, que la haga parecer más normal y con la ventaja de permitir que el medicamento anti-hongos pueda penetrar mejor. Por lo general, prescribimos un compuesto de manera que ambos agentes se aplican como una sola medicina.

Incluso con las píldoras, sólo alrededor del 80% de los pacientes pueden esperar una “cura”.
Cuando el tratamiento es exitoso, todavía tardará de 6 a 12 meses para que una uña del pie pueda crecer completamente y tener un aspecto normal nuevamente.
La uña del dedo gordo del pie crece a una velocidad aproximada de tan solo 1 mm por mes.

Láser: hongo de la uña del pie